El Cólico en el caballo

Genéricamente, hablamos de cólico cuando el caballo muestra un cuadro más o menos doloroso, cuyo origen está situado en la capacidad abdominal. Pueden ser debidos a múltiples causas:

  • Dietas a base y ricas en granos, así como dietas bajas en forraje sin suficiente fibra.
  • Comida enmohecida o podrida.
  • Un cambio brusco en la alimentación.
  • Infestación de parásitos, sobre todo de gusanos.
  • Disminución del consumo de agua, lo que sucesivamente puede causar estreñimiento.
  • Ingestión de arena y su acumulación en el intestino con el paso del tiempo
  • Uso prolongado de AINE (antiinflamatorios no esteroideos)
  • Estrés
  • Problemas dentales

 

El dolor que provoca el cólico en el caballo hace que este muestre una sintomatología más o menos característica: el animal se muestra inquieto, se mira los flancos, se revuelca o se deja caer al suelo, no come, excreta menos de lo habitual o las heces no son las habituales, bostezos, eructos, pataleos, sudores.

 

Los cólicos pueden ser de diferentes tipos, entre los más comunes cabe señalar:

  • Cólico espasmódico: se produce cuando los músculos en los intestinos se contraen causando mucho dolor. A veces, se debe a la sobreexcitación.
  • Cólico hepático: producido por el paso de un cálculo por las vías biliares
  • Cólico renal: debido al paso de un cálculo por las vías urinarias
  • Cólico de torsión: producido por la torsión del intestino del caballo. Puede ser causado por la acumulación de gases en el intestino, lo que hace que estos floten. Este tipo de cólico requiere de cirugía urgente.

 

Para prevenir los cólicos, es importante realizar un correcto manejo de la alimentación, por lo que debemos tener en cuenta:

  • Revisar el estado de la dentición del caballo de manera periódica.
  • Si el caballo está estabulado, le administraremos la ración de alimento en al menos tres aportes diarios.
  • Vigilaremos que la ración de alimento contenga un mínimo de fibra.
  • Tanto los alimentos como las camas que se empleen no deben contener polvo.
  • El caballo estabulado hay que mantenerlo en buenas condiciones higiénicas y ejercitarlos diariamente.

 

 

Ante la sospecha de caballo con cólico y hasta que la ayuda del veterinario llegue, le retiraremos la comida y el agua y mantendremos al animal andando, ya que le ayudará a aliviar la ansiedad y evitaremos que se revuelque. Además, le ayudará a restablecer la actividad intestinal normal y hacer que todo siga en movimientos, lo que le permitirá liberar la presión acumulada o que el animal defeque.

Si es posible, le observaremos el pulso cardíaco, el ritmo respiratorio, la temperatura rectal, el color de las mucosas, el tiempo de rellenado capilar, para poder ir informando al veterinario.

 

 

Artículo redactado por INP Formación

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR