Reglas para una correcta alimentación

  • Mantener siempre una dieta equilibrada, variar los alimentos vigilando que no coma siempre hierba o pienso.
  • Darle varias comidas al día pero de poca cantidad, ya que su estado natural es comer prácticamente de forma constante. No dejaremos que pasen más de 8 horas seguidas sin comer.
  • La última ración del día tendrá mayor contenido de forraje: lo extenderemos en el suelo para que no se coma la paja de la cama y pueda asimilar mejor esta última ración, favoreciendo la digestión.
  • Crear una rutina y seguirla: los caballos son animales de costumbres y cualquier cambio en su alimentación puede causarles problemas.
  • No hacer cambios repentinos en la dieta: podrían producir trastornos intestinales en el animal.
  • Agua limpia y fresca constantemente: el agua la daremos antes de las comidas.
  • No obligaremos al caballo a realizar fuertes esfuerzos o a viajar justo después de comer.
  • La comida deberá ser almacenada en un lugar limpio y seco.
  • El heno deberá estar siempre seco.
  • Vigilar la calidad de todos los alimentos.

 

Tenga en cuenta que cada caballo deberá ser tratado como un individuo a la hora de diseñar su dieta. Tenemos que analizar sus características particulares: raza, peso, edad, ejercicio que realiza a lo largo del día... para poder determinar qué tipo de alimentación precisa, así como su cantidad. Podemos seguir los siguientes parámetros para determinar la cantidad de comida:

  • Un caballo de más de 1,50 metros: entre 12 y 14 kg de comida diaria.
  • Un caballo de menos de 1,50 m: entre 11 y 12,5 kg.
  • Para determinar la relación óptima entre la cantidad de forraje y de pienso puede hacerlo según estos datos:
    • Comida de mantenimiento o básica: 100-70% forraje y 0-30% piensos concentrados. Para mantener al animal en su peso, dieta óptima durante la época   del verano.
    • Comida para animales que realizan poco trabajo: 70-60% forraje y 30-40% piensos.
    • Comida para caballos de trabajo medio: 60-50% forraje y 40-50% de piensos.
    • Comida para animales que desarrollan un trabajo duro o de competición: 50-40% forraje y 50-60% piensos.
    • Comida para animales que compiten en pruebas de alta resistencia o que realizan   un trabajo muy duro: 30-40% forraje y 60-70% piensos.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR